Inici Joan Carles González Caldito Charnego acomplejado

Charnego acomplejado

COMPARTIR

Juan Carlos González

Mi madre nació en Alcántara, un pueblo que muchos de los que habitan la comarca de la Anoia ya conocen, pero para los que lo desconocen es un pueblo muy cercano a Portugal situado en la orilla izquierda del río Tajo. En Alcántara y siendo muy jovencita, mi madre trabajó sirviendo a una familia como criada. Mi abuelo había sido toda la vida jornalero, hasta el día en que empezó a construirse la presa, que dio lugar a lo que ahora se conoce como “pantano de Alcántara”. Aquella construcción cambió la vida de la familia de mi madre, pero también la de decenas de familias, pero acabar aquella construcción significaba que los albañiles, como mi abuelo, volverían a ser jornaleros. Su migración es fácil de entender: no querían volver a ser jornaleros porque vivir en esas condiciones significaba vivir bajo la voluntad del cacique de turno y sin esperanzas de futuro, sin sueldo fijo, ni trabajo asegurado. Es lo que hoy se conoce como precario. Así que se armaron de valiente, cargaron la casa en el autobús y vinieron hacia Catalunya, más concretamente hacia Vilanova del Camí.

La llegada a Vilanova no fue, ni por asomo, algo deseado ni agradable. Atrás dejaron familia, amigos, herencia, tradiciones, recuerdos, etc. Atrás dejaron un pueblo, una vida, para hallar una nueva esperanza. Pero Vilanova del Camí era, hacia los años cincuenta y sesenta, apenas una villa de pocas casas, con las calles sin asfaltar, sin cloacas, ni luz en las calles, ni nada de lo que pueda llamarse “pueblo”. Así que los vecinos, sobre todo los acabados de llegar, tuvieron que arremangarse y hacer el pueblo ellos mismos. Así ocurrió en incontables barriadas como Sant Maure, Fàtima, el Carmel o pueblos como Hospitalet, Cornellà o Badalona, y un largo etcétera, en la que la lucha vecinal fue clave para poder alzar el barrio o el pueblo. Esta experiencia es común en centenares de familias venidas de toda la península. También mi padre se encuentra entre esas familias, sólo que a él lo trajeron apenas nacer a Sant Martí de Maldà, partiendo de un pueblo de Jaén llamado Villacarrillo.

Barrios y pueblos surgieron de la nada y en muchos casos sin la ayuda de nadie más que la de la fuerza de la unión de los y las vecinas. Sus reivindicaciones y logros tenían un objetivo claro: mejorar el lugar en el que vivían, equiparlo con servicios y dotar sus vidas y la de sus conciudadanos de herramientas que les permitiera mejorar su calidad de vida. Dicho brevemente, hicieron pueblo, hicieron sus nuevos pueblos: dejaron atrás toda una vida para empezar otra nueva aquí. Han pasado décadas des aquellas migraciones masivas, pero la herencia que dejaron aquellas luchas vecinales ha quedado patente: la carencia de su pueblo de origen la suplieron construyendo pueblo aquí.

Hoy sus hijos, nietos y biznietos somos los que heredamos sus luchas. Muchos de ellos son los que hoy quieren y defienden una República catalana, alejada de esa España que estructuralmente nos roba y que ideológicamente nos desprecia. A nosotros, los hijos y nietos de los migrados nos llaman “charnegos acomplejados” como si no pudiéramos querer seguir construyendo pueblo con los “no charnegos”. Lo peor de todo es que tienen razón, porque tenemos un complejo: no queremos volver al origen del cual huyeron nuestros familiares décadas atrás. La periodista y activista Montse Santolino lo recuerda muy bien en una entrevista: lo que nos atemoriza realmente es quedarnos sin trabajo, sin futuro, volver a la situación de origen que hizo a nuestras familias tener que desprenderse de su pueblo, de su familia. Esta es la razón por la que no queremos vivir en un estado que roba a los trabajadores, estafa a los pensionistas, privatiza los servicios y derechos adquiridos y desprecia a los pueblos que no forman parte del ideario español, pero sobre todo no queremos formar parte de un estado que ningunea el derecho a decidir de las personas.

Cuando mis familiares y miles de familias huyeron de sus casas y pueblos y vinieron a Catalunya lo hicieron por la falta de esperanza y porque allá en sus tierras no podían decidir sus futuros. Hoy esa lucha sigue tan viva como entonces y por eso estamos queriendo construir la República catalana, del mismo modo que construyeron los barrios y pueblos que hoy habitamos. El 21D voté “en pie” República catalana y me dolió profundamente ver como vecinos, amigos y familiares votaban en contra de sus orígenes y necesidades, apoyando a políticos que aprovechan esa brecha social entre los migrados y los no migrados para dar alas a la política del odio. Mucho se está especulando sobre cómo convencer a aquellos “charnegos” que no defienden la República catalana como una posibilidad de luchar por su futuro y no creo que se trate de convencerlos, como si no supieran lo que han votado, sino tal vez de hacer posible que hagan Catalunya tan suya como suyos hicieron los barrios y pueblos.

Recuerdo que en la primavera del año pasado, Òmnium Cultural realizó un trabajo recopilatorio y recordatorio de las luchas vecinales en toda Catalunya titulado “Lluites Compartides”. Estas luchas tuvieron como objetivo la conquista de los derechos y servicios necesarios para los barrios y los pueblos, siendo los que permitieron construirlos. Nadie regaló nada a nadie, sino que los barrios y pueblos se hicieron con el sudor de los y las vecinas después de sus jornadas de trabajo. Los barrios y pueblos de la Anoia no fueron una excepción y por ello Òmnium Cultural tomó como ejemplo la lucha vecinal de la asociación “La Convivència”, entidad clave que permitió materializar las reivindicaciones de los vecinos y vecinas de los servicios que faltaban en el núcleo urbano durante la década de los 70′. Hoy esa lucha sigue tan viva como entonces, porque tal vez no tengamos que asfaltar calles, ni construir alcantarillas, ni tampoco iluminar las calles, pero sí sigue siendo necesario seguir apostando por las políticas sociales, que son las que cohesionan la sociedad y las que permiten alumbrar un horizonte a centenares de familias. Este es el camino que construyó barrios y pueblos y seguro que es el camino necesario que construya la República catalana.

Dedicado a todos aquellos que, como yo, comparten una historia de migración.

COMPARTIR

19 COMENTARIS

  1. M’ha agradat molt llegir-lo, i comparteixo les teves reflexions. Malgrat tot, jo no em considero una xarnega. Crec q aquesta etiqueta la posan aquells q senten enveja pels qui han millorat l’espècie!

  2. …Muchos de ellos son los que hoy quieren y defienden una República catalana, alejada de esa España…; (aquí es donde dejo de leer)
    Y me pregunto, los demás sobramos?

    • Aqui no sobra ningu, Tothom te veu. Exposar una opinio o versio no expulsa ningu d’enlloc. De fet, reconeix la realitat, i es que Catalunya es de tots els que la han fet, inclosos aquells que segueixent estimant-se Espanya.

      Excel.lent article, felicitats!

  3. És l’història de la majoria de les nostres famílies, aquest home o ha explicat de forma precisa i real. Ojala thotom pensés d’aquesta manera.

  4. Gràcies a totes les persones que heu llegit i comentat l’article. La meva intenció era generar un debat al voltant del tema exposat i finalment s’ha generat.

    Gràcies a totes!

    • Mangels Font, no es tracta de suport. Nosaltres (els charnegos republicans) no som els “altres” que donem suport, ni molt menys. De fet tot el contrari: nosaltres, els charnegos republicans, som catalans amb origens “diferents” (diversos) que també volem república. No som els “altres” com si Catalunya fos “vostra” (dels catalans no charnegos”), som els catalans d’origens migrats recents que volem república. No es suport, són lluites compartides!

  5. La Mare es del mateix poble, la mare va venir amb nou anys a Igualada, la mare ens ha criat i pujat en un Català, que potser no era el mitllor, pero a casa sempre es va parlar Català, el meu pare es nascut a Igualada però els pares de Murcia e Alicant – Xarnegooo…o Xarnegaa…. potser sii, pero amb molt de orgull,
    Amb sento catalana, pero tambe soc Apolitica, no hi crec ni republica ni fronteres, estem al 2018, les coses es fan diferent, pero com ke akest pais nomes importa futbol i festa i no pagar impostos, es el ke tenim
    Dir que el meu avi va morir a la pressor denunciat per Republicar…
    La força del poble es possible, pero no aixi
    Dir que m’agradat el teu redactat

    • Mercè, i com ho faries? votant no es pot? algun sistema millor?

      està clar que entre l’economia i el poc apreci que ens tenen per això volem república, apart que hauria de ser més fàcil de gestionar un país de 7 milions d’habitants amb gent diferent però força igual que no un de més de 40 milions i on molts estan pel que dius tu, futbol i poca cosa més.

      • Hola Mercè!

        Gràcies!

        Només et volia dir que malgrat et consideris “apolítica”, pensa que la política mai passarà de tu. I acabar per dir-te que la república no és quelcom que ens donin, sinó quelcom que fem: la república és l’expressió del poder del poble! Si no és així, no és república; és com dir que vivim en una democràcia però no ens deixen escollir certes coses (com el fet de decidir si volem o no ser independents).

  6. A veure, vols dir que la paraula “charnego acomplejado” no us la fiqueu vosaltres mateixos? jo que he nascut aquí i tots els meus avantpassats recents també mai l’he fet servir, apart que és d’un racisme insultant, com dir gavatxos als francesos o a nosaltres quan ens diuen “polacos” a espanya…..

    Ara bé, dins dels nascuts d’origen castellà hi ha els adaptats i els inadaptats, els que entenen o enteneu que el català és una llengua que s’ha d’aprendre o almenys intentar-ho i els que no.

    Que tots som república està claríssim, si només els de 8 o 16 o 32 cognoms catalans votessin república no arribaríem ni als 500.000 vots, per tant, sort en tenim de vosaltres

    Salut i llibertat !!!!

    • Hola dani!

      La paraula “charnego” no ens la posem “nosaltres”, sinó que ens la van posar. Tot i això, aquesta paraula crec que ha de servir per fer lluir els “altres catalans” (d’origens no catalans…) com a eina reivindicativa. Ciutadan’s i altres no utilitizen aquesta paraula però sí el que significa i no puc acceptar, com a fill de migrants, és que gent que avui representa el franquisme disfressat (o no tant segons quins casos…) redueixi la voluntat d’una república catalana només als “catalans de tota la vida”, com si “nosaltres” (els charnegos) no la volguéssim…si sapiguessin que moltes de les nostres arrells són republicanes…!

  7. Viva España visca Catalunya y viva la nueva comunidad autónoma TABARNIA!!! Aver si sin TABARNIA también queremos la independencia…porque según vosotros España ens roba….pues según los tabarneses Catalunya ens roba a Nosaltres , TABARNIA es la nueva comunidad autónoma que queremos construir y separarnos de esta parte de Catalunya en la que sus políticas no nos representa.

    • Daniel! Pues dale fuerte a Tabarnia: lucha por realizar un referéndum de autodeterminación y que lo defiendan los “tabarnienses”! Eso sería poder popular!!! Sólo que creo que esa España que tanto jaleas acabará por darte de ostias como las dio el 1 de octubre…Tal vez aprendas algo de la soberanía de la que te ries…! Venga, que los que queremos la República os ayudaremos: UN REFERÉNDUM PARA TABARNIA!

FER UN COMENTARI

*